Declaración contra la cría y exhibición inapropiada de chimpancés

En el 16 de julio de 2016, hubo un reportaje que un bebé chimpancé, llamado "Purin", hizo un debut en el escenario "Teatro Miyazawa". ( http://www.sankei.com/photo/daily/news/160716/dly1607160017-n1.html) El informe afirmó que Purin apareció en un espectáculo, y citamos "El Sr. Miyazawa dijo Purin es más que perfecto, y el tiene el potencial para ser una estrella. Quiero que se convierta en un iniciador para atraer a los turistas a Aso ".

En noviembre de 2015, "Support for African/Asian Great Apes" (Apoyo a los grandes simios africanos / asiáticos, “SAGA" por sus siglas en inglés) publicó una declaración en contra de la crianza artificial inadecuada de Purin, nacido el 22 de septiembre de 2015 en el Aso Cuddly Dominion. Esta declaración apareció en nuestra página electrónica y fue enviado al Director De Aso Cuddly Dominion, el Sr. Eiji Kamiyama.

También hemos emitido declaraciones contra el uso inapropiado de los grandes simios en la industria del entretenimiento en tres ocasiones anteriores, diciembre de 2006, octubre de 2007 y noviembre de 2012. En estas declaraciones pasadas, hemos declarado repetidamente lo siguiente:

El cuidado inapropiado de los chimpancés, especialmente a través de la cría artificial, resulta en serios problemas en su desarrollo social. Es altamente inapropiado entrenar a un chimpancé para un espectáculo de entretenimiento de esta manera antropomórfica. Es particularmente problemático aislar al bebé de los otros chimpancés. Es mucho mejor, tanto para la educación pública como para el chimpancé, mostrar la vida natural de un chimpancé infantil que vive con su madre y amigos. Esto da un mensaje importante al público.

Independientemente de nuestras afirmaciones anteriores, la situación actual ha surgido, y las repetidas apariciones de Purin en un programa de televisión sugieren que el cuidado inadecuado y el entrenamiento que han utilizado con el fin de tener a Purin en el escenario, todavía continúa. Nosotros, los miembros de SAGA, tenemos una fuerte preocupación por los hechos que tienen lugar en Cuddly Dominion. Además, en el Teatro Miyazawa, ha surgido una situación que resultó en lesiones a una persona durante el espectáculo de animales. Sospechamos que este accidente fue debido al entrenamiento anormal de un chimpancé macho de 11 años de edad para comportarse como un ser humano para el espectáculo. Nos preocupa que ocurran accidentes similares en el futuro si la situación actual continúa.

Los chimpancés están en peligro de extinción y figuran en el Anexo I de la CITES (especies en peligro de extinción). También están listadas como EN (en peligro de extinción) por la Lista Roja de especies amenazadas de la UICN. En Nipón, los chimpancés figuran como especies pertenecientes a los homínidos en la Ley de conservación de especies amenazadas de fauna y flora silvestres y en la Ley de bienestar y manejo de los animales. En el 2013, se agregó lo siguiente a la Ley de Conservación, que cada persona "mejorará el conocimiento científico de las especies de animales y plantas aplicables a esta ley". Asimismo, en la Ley de Bienestar Animal, se establece claramente que "toda persona debe tratar a los animales adecuadamente teniendo en cuenta sus hábitos naturales".

La Sociedad Primatológica Internacional (IPS por sus siglas en inglés) prohíbe el uso de primates no humanos en la industria del entretenimiento, incluyendo la aparición en espectáculos. Tales normas internacionales también deben cumplirse en nuestro país. La presentación de Purin en este espectáculo distorsiona la percepción pública de los chimpancés y obstruye la promoción y la comprensión pública de la naturaleza social de los chimpancés. Da la impresión incorrecta que los chimpancés se pueden criar como animales domésticos. Protestamos enérgicamente por la aparición del chimpancé Purin en el Teatro Miyazawa e instamos a todo el personal a tratar rápidamente el asunto.

18 de julio de 2016 Apoyo a los Grandes Simios Africanos/Asiáticos (Support for African/Asian Great Apes)

Traducido del español por Josue Alejandro Pastrana